Fibra de vidrio o poliestireno expandido: ¿cuál deberías elegir como aislante térmico?

7 de junio de 2023

El aislamiento térmico es una garantía de calidad en cualquier vivienda, ya que además de ofrecer un mayor confort en el interior, también previene enfermedades y ayuda a reducir de manera muy considerable el consumo de energía, algo positivo tanto para el bolsillo como para el medioambiente. En esta ocasión vamos a estudiar las ventajas y desventajas de dos de los materiales más utilizados que son la fibra de vidrio como aislante y el poliestireno expandido, para averiguar cuál se adaptará mejor a nuestras necesidades.

Ventajas y desventajas de la fibra de vidrio como aislante térmico

Antes de decantarnos por un tipo de aislante térmico específico, es esencial empezar conociendo las características y particularidades de cada uno de ellos, ya que en cada proyecto contaremos con unas necesidades específicas y es muy importante elegir el aislante correcto.

En el caso de la fibra de vidrio o lana de vidrio aislante, se trata de un material compuesto por fibras entrelazadas fabricado mediante extrusión de vidrio fundido.

Vamos a comenzar analizando cuáles son las principales ventajas de la fibra de vidrio aislante:

  • No es inflamable.
  • Es un material no conductivo.
  • Tiene una gran resistencia química.
  • Pesa muy poco.
  • No requiere mantenimiento.
  • Es permeable.
  • Se adapta muy bien a las formas.

En cuanto a las desventajas de la fibra de vidrio como aislante térmico, aquí destacamos las más importantes:

  • Es un material frágil y que se puede romper con facilidad.
  • Es un material incómodo para trabajar.
  • En su fabricación se consumen grandes cantidades de energía, por lo que se produce más CO2.
  • Los paneles pueden liberar fibras que pican en la piel e incluso se pueden introducir en el aparato digestivo y en el aparato respiratorio.

Ventajas y desventajas del poliestireno expandido como aislante térmico

El aislamiento con poliestireno expandido es un material de tipo plástico que se caracteriza por tener una composición del 98% de aire, con la particularidad de que impide el desarrollo de microorganismos, apenas pesa y tiene una gran resistencia.

Seguidamente detallamos algunas de las principales ventajas del poliestireno expandido como aislante térmico:

  • No conduce la electricidad, es decir, es aislante eléctrico.
  • Tiene un peso muy bajo, por lo que permite aligerar la carga sobre los forjados, cubiertas y estructura en general.
  • Es muy fácil de colocar.
  • Permite la utilización de piezas de gran tamaño sin que esto suponga un problema durante su colocación.
  • Se puede recortar con mucha facilidad y sin la necesidad de herramientas especiales.
  • Tiene un precio muy económico.
  • Gran resistencia a la compresión.
  • Fácil de moldear.
  • Es un material muy resistente a la humedad.
  • Como aislante térmico es una de las opciones más eficientes, ya que consigue un mayor aislamiento por unidad de volumen.
  • Es un material completamente seguro para la salud.
  • Se trata de un compuesto más sostenible, ya que no es necesario utilizar tanta energía para su producción.
  • Permite trabajar el aislamiento en el exterior (sistema SATE), en el interior y dentro de cámaras aislantes.

También es muy importante conocer cuáles son las desventajas del poliestireno expandido como aislante térmico:

  • Soporta menos carga en los techos (bovedillas de poliestireno).
  • Se encoge si entra en contacto con el fuego.

Conclusiones

Aunque en ambos casos estamos hablando de materiales aislantes térmicos de gran calidad, es importante valorar algunas de sus principales diferencias para determinar cuál es el que mejor se adapta a las necesidades de nuestro proyecto.

En este sentido, la fibra de vidrio como aislante ofrece muy buenos resultados, pero tiene menos propiedades y resulta más complicada de trabajar, mientras que el poliestireno expandido es muy ligero y cómodo, a lo que hay que añadir que también tiene un precio más económico en especial si tenemos en cuenta su gran poder de aislamiento térmico.

En definitiva, ambos materiales son de muy buena calidad a la hora de aislar, mientras que el poliestireno expandido es uno de los favoritos y por tanto más utilizados tanto en obra nueva como en reformas y rehabilitaciones.